Mamás

Y para embarazadas, ¿qué podemos encontrar?

A la hora de vestir a un bebé no olvidemos que, unos meses antes de que éste nazca, ya debemos preocuparnos por sus vestimentas; en concreto, por las de su madre. Como ves, todo esto de la ropa de los recién nacidos comienza mucho antes de lo que piensas, y es algo que también hay que plantearse cuando pensamos en añadir un nuevo miembro, o un miembro más, a la familia.

Así que, como dicen por ahí, la regla empieza por casa o, en este caso, por el otro miembro familiar que tiene la responsabilidad de traer la nueva vida al mundo. La verdad, la ropa para embarazadas ha cambiado mucho en los últimos años, pues las tiendas especializadas en bebés se han dado cuenta de que esta etapa prenatal es también parte de la vida del neonato, así que se han volcado en ello (no nos engañemos, hasta ahora eran unos cuantos meses que se perdían, meses en los que estaban perdiendo ingresos mientras mujeres en estado de buena esperanza pasaban el tiempo como podían con ropas holgadas o adaptando las suyas propias aunque el resultado fuera desastroso). Y el resultado ha sido espectacular, no nos engañemos.

Ahora, es muy fácil encontrar looks de embaradas con estilo, todas ellas vestidas por buenas marcas de ropa, no sólo especializadas en la infancia sino incluso algunas firmas de alta costura. Bien, se entiende que estas prendas no son para todos los bolsillos, eso es cierto. Pero, por suerte, siempre se puede tirar de patrones que se inspiran en ellas, y también contamos con otras fábricas de confección que se adaptan a todas las economías, y que realmente hacen un buen trabajo a la hora de vestir a mujeres encintas. Además, muchas revistas especializadas en moda, no siempre prenatal o infantil, suelen dar consejos y directrices sobre ropa para mujeres en dulce espera, por lo que, en lo que respecta a la información, seguro que no te va a faltar.

Aunque, eso sí, el consejo primordial no debe faltar: al igual que para la ropa de los bebés, lo primero es la comodidad. Serán varios meses de aumento de peso creciente, de cambios incontrolables y no siempre esperados, y de acostumbrarse a un cuerpo al que no estás acostumbrada, sobre todo si es tu primer embarazo (e incluso si no lo es, ya que no todos los embarazos afectan igual). Conforme la barriga va creciendo y vamos sintiendo otros cambios en nuestros cuerpos, es primordial encontrar y rodearse de todo aquello que nos haga sentir cómodas, y la ropa debe ser la primera opción, ya que está en contacto con nosotras a toda hora del día. Así que, en general, nuestro vestuario debe estar lleno de prendas que aprieten, que no tengan aperturas o cierres incómodos, y por supuesto de tejidos lo más naturales posibles ante cualquier riesgo de alergia.

Pero incluso así, no hay que perder de vista el factor psicológico, presente durante todo el embarazo y que debe mantenerse alto. ¿Quién ha dicho que por estar embarazada una no puede sentirse guapa? Y no sólo favorecida, sino que realmente se puede seguir la moda aunque estando a punto de dar a luz (ya sabes, algo así como “antes muerta que sencilla”). Es por eso que en esos meses de gravidez es bueno olvidarse un poco de la economía en la medida de lo posible, y acercarse a tiendas especializadas, donde siempre siguen la tendencia del mercado y se puede decir que tienen los estilos de ropa más recientes. ¿Quién dice que no puedes ser una mamá de lo más chic?

Y atenta a las fechas que se acercan, si eres una madre que acaba de saber que va a serlo. En breve las fiestas navideñas, y un poco más tarde las de primavera (Carnavales, Semana Santa, y las grandes celebraciones como la primera comunión de familiares), harán que necesites también algún que otro modelo que se salga de lo común. No te prives de algún capricho en ese sentido.